119_Lugares de desaparición_(2011/2012) fotografía

119 Lugares de desaparición
Lugar de la detención o muerte.

Es una propuesta que refiere a la detención y desaparición de militantes de izquierda durante dictadura, en Chile. La propuesta se realiza mediante el registro fotográfico analógico en 35 mm blanco / negro, de los Lugares de detención o muerte de 119 militantes de izquierda, en su mayoría integrantes del Movimiento de Izquierda revolucionaria. MIR.

La propuesta sigue diversas rutas y recorridos de la ciudad, denominadas por los familiares como “ las rutas de la muerte “ y que son aquellas calles y recorridos que realizan los agentes de los organismos represivos de la dictadura en su plan de secuestro y exterminio. La propuesta de trabajo no plantea la memoria ligada a la institución del museo en su sentido físico y concreto, sino que como lógica infiltrada en diversos aspectos de nuestra vida, nuestra relación con la temporalidad y la historia” (Jaume Peris Blanes, La Imposible Voz. 2005). Siguiendo este sentido, la propuesta se plantea como metodología para su realización, desde la perspectiva del Flaneur. “el Flaneur no se fija un objetivo en sus desplazamientos, su perspectiva y su práctica, no se basa solo en el hecho del caminar sin rumbo. “ La calle conduce al Flaneur a un tiempo desconocido. Y reconoce en el sentir y en la vivencia del espacio, algo experimentado y vivido”. (W. Benjamin, 1947: 86).

Por otra parte, la fotografía, actúa como deposito de memoria, en una relación ontológica con el medio y con respecto a la indicialidad del referente. Para esto identifico en el plano de la ciudad, los lugares en que son secuestrados y vistos por última vez los 119. Residencias y Vía Pública. Lugares que permanecen anónimos e indiferenciados, y que desde la ausencia y el vacío se constituyen como no-lugares, en la negación de su existencia y como una práctica del olvido. El lugar no existe como tal al no ser identificado y reconocido”. (Jelin Elizabeth 2003).

 

Cristian Kirby

119 AGUJEROS NEGROS EN SANTIAGO

Un agujero negro es, en términos nada especialistas, el encuentro siniestro del tiempo y del espacio en un cronotopo del universo. Nada escapa a él: allí donde/cuando ocurre, hasta la luz es absorbida por su implacable fuerza. Solo cierta radiación logra escapar y hacer que el tiempo siga hacia adelante. Un haz de luz, radioactiva en este caso, logra establecer un marco de esperanza al tiempo y al espacio.

En 1975, la dictadura militar de Pinochet hizo desaparecer a 119 personas, la mayoría integrantes del MIR, en lo que se conoció como el Plan Colombo. La operación contemplaba un plan internacional, para convencer a la opinión pública nacional de que, en realidad, estas 119 personas habían escapado al extranjero y que fuera de nuestros límites se mataban entre ellos (de ahí el dantesco titular de La Segunda “Exterminan como ratas a miristas”). En realidad, los 119 estaban, en esos momentos, sufriendo torturas en los distintos centros creados para tales efectos por la dictadura militar y son detenidos desaparecidos hasta el día de hoy. Por supuesto, el juicio que busca esclarecer lo sucedido duerme en tribunales.

El fotógrafo Cristian Kirby ha recogido el eco de silencio y oscuridad permanente de estas 119 desapariciones. Su preocupación son los lugares en que por última vez se vio con vida o se supo de la existencia de cada una de estas 119 personas. Es, entonces, no solo una preocupación ética por estos desaparecidos; es también una preocupación ética por la ciudad. Porque estos lugares son, en definitiva, 119 agujeros negros que nadie ve, que nadie conoce, pero que están ahí, en nuestros barrios, en nuestras calles, en nuestros recorridos. Son cronotopos siniestros de absorción de luz.

Son 119 fotografías crudas en su tratamiento de la luz y de la composición. También son crudas en su narrativa: espacios vacíos, desolados, difíciles de reconocer y de situar en nuestra santiaguina actualidad. No parecen imágenes del Santiago del 2012, más bien parecen retratos macabros del segundo inmediatamente posterior al secuestro de la luz, del tiempo y de la historia de esos 119 chilenos. Parecen el registro del temblor silencioso de lo recién ocurrido, del momento exactamente siguiente en que se consumó la ausencia. Ausencia que perdura hasta hoy, aunque todos esos espacios los llenemos día a día de bulla, de movimiento y de pasmosa normalidad.

Kirby ha preparado, además, el plano triste de estas 119 desapariciones. En este plano, Santiago se evidencia como una ciudad construida, en sus últimos 35 años, sobre la huella invisible y dolorosa del terrorismo de Estado y de la indolencia civil. No hay lugar de la gran ciudad en que un agujero negro no se haya producido, ni en su norte, ni en su sur, ni en su oriente ni en su poniente. El resultado es simplemente desolador.

¿Acaso es la fotografía la extraña radiación que logra escapar de la fuerza centrípeta devoradora de la violencia? En estricto rigor no es la fotografía, sino que lo que detona: la memoria. Solo la memoria puede escapar de la anulación del espacio y del tiempo, de la destrucción de la historia y de la inhabilitación del ser un ser-humano. Del agujero negro que es cada una de las innombrables 119 desapariciones.

Exhibiciones/Exhibition/Austtelung

2012 : La Cueva del Conejo

2012  : Sala de Carga

2013 : Balmaceda 1215. Exposición Convocatoria Siglo XXl. “Sin Nombre”.

Curadora: Ximena Zomoza.

2015 : Museo Nacional de Bellas Artes. Sala Mall. Santiago. ” Territorios de Chile”. Organizada por el Goethe Institut.Santiago.

Curador : Andreas Rost. Alemania/Deutschland

 

Descargar Completo